Archives

desaforos, maternidad, niños

Aprendiendo a ser hermanos

21/09/2015

Nada más abrir los ojos lo busca, y su sonrisa cuando lo encuentra es de las que lo iluminan todo. Lo suyo por su hermano mayor es auténtica devoción y eso que solo “se conocen” diez meses juntos.

hermanosconocerse

Foto de Violeta Rodríguez

Quiere estar con él, jugar con él, subirsele encima, abrazarle y darle muchos muchos achuchones. Sus carcajadas cuando juegan juntos dan vida a la casa entera. Así es la relación de Littlenano con su hermano mayor.

Continue Reading…

desaforos, maternidad

Tips para hacer más llevadera la vuelta a la rutina*

18/09/2015

Ya estamos, los coles han empezado y todos tenemos que ir encajando nuestros ritmos para que este engranaje familiar empiece a funcionar. En mi caso, el cambio más grande respecto al año pasado es que por las mañanas littlenano va a estar con sus abuelos y hay que añadir una parada más en nuestra ruta matutina.

pinturas

Para que nuestra vida no sea un caos, quiero contaros algunos trucos que estoy utilizando yo para no agobiarme hasta que encaje todo.

Continue Reading…

desaforos, maternidad

Hay vida después del verano

11/09/2015

Hay vida después del verano o al menos en mi caso parece que empieza a haberla.

Y es que hace mucho que no vengo a contaros cosas, seguro que ya pensabais que os había abandonado para siempre ¡pero no!  aquí estoy de vuelta después de unas “vacaciones inevitables” de blog, no por falta de ganas, si no más bien de tiempo y de energías.

Porque esto de ser bimadre “reciente” y bi-emprendedora a la vez ha podido con mis energías físicas y mentales. El poco tiempo que me quedaba libre lo he dedicado a intentar dormir (lo que littlenano me ha dejado, que nos ha salido guerrerillo y lo de dormir del tirón es algo que no le termina de interesar) y a disfrutar de mi familia.

Esther y yo con las manos en la masa captadas por Lorena de Amor por la decoración

Esther y yo con las manos en la masa captadas por Lorena de Amor por la decoración

Continue Reading…

compras, pequedescubrimientos

La fiesta de la fresa

30/05/2014

El lunes tuve la suerte de poder encontrar un hueco y escaparme a un evento pensado para mamis blogueras, en los que los chicos de GoGo Squeez nos iban a presentar el nuevo sabor de fruta triturada (el nano los llama fruta de chupar): el de fresa.

Para ello organizaron un taller de cocina para mamás, y allí que fui yo, manostristes total de la disciplina ¡pero siempre se aprenden cosas nuevas!

presentacion producto

Tuve la suerte de coincidir con caras conocidas como Veronika de Sin Preparación Alguna, Bárbara de Mi cesta de mimbre, Teresa de El Sueño de Teresa, Mónica de El taller de las cosas bonitas (y recién incorporada al mundo mamá con el pequeño Martín), Beltzane de El blog de Bel Berlart y su duendecillo,  y conocer otras nuevas como Laura de La Chimenea de las Hadas y Celia de Ahora soy Mamá, con la que descubrí además que tenemos muchas cosas (y personas) en común.

blogueras

El lugar escogido era perfecto, De olla y sartén, una escuela de cocina preciosa, y la maestra de ceremonias, Elisa de Se me va la olla, que nos enseño a hacer varias recetas que a los peques les van a encantar. ¡Incluso algunas estaba hechas con el GoGo Squeeze de fresa!!!

regalito

Soy consciente de mis limitaciones culinarias y seguramente haga las más sencillas: la pizza de pirata y los ratoncitos de patata, aunque pensando en los gustos del nano, cambiaria algunos ingredientes por otros más infantiles, manteniendo la idea que me pareció genial.

La parte más elaborada era: sushi de arroz con leche (hecho con bizcocho rosa) y gominolas de fresa.

bizcocho

sushi

gominolas

Me encantó también que nos explicara cómo estaba hecha la fruta triturada y los beneficios. Nosotros somos unos expertos, desde que la descubrimos tengo solucionado con el nano el tema de la fruta como almuerzo. Es verdad que algunos sabores le gustan más que otros, como el de plátano, pero con ello consigo que coma fruta todos los días.

ratoncito

pizza pirata

Además gracias a Gogo Squeeze…. ¡¡¡tengo almuerzos para una temporada!!!

gogo squeeze

Por cierto que tengo al nano emocionado con el tema. Cuando llegaron las cajas se dedicó a hacer construcciones con ellas y el otro día dijo que era “la fiesta de la fruta” y preparó un dibujito para la ocasión. Dice que está sin terminar porque ahora faltan las fresas, así que prometo enseñaroslo cuando lo tenga listo!!

¡Está hecho un artista!

En el fondo creo que quiere convertirse en el embajador de “la fruta de chupar” ¡es el que mejor la vende!

 

niños

Los niños de tres años no son unos imbéciles

15/05/2014

Hace un tiempo leí un artículo en Sarah Fader que se titulaba “Los niños de tres años son unos imbéciles” (ahora lo han cambiado a los niños de tres años son unos cabrones, que para el caso es igual de despectivo). El artículo está publicado en el Huffington Post y en él esta “bloguera de paternidad” cuenta sus frustraciones hasta el punto de afirmar que “son los seres más insoportables de toda la Faz de la Tierra”

Cuando leí el artículo me indigné, yo tengo un niño de tres años en casa y no veo las cosas así, y hasta hoy no había encontrado el momento. Partiendo de la base de que no todos los niños son iguales, personalmente creo que la etapa de los tres a los cuatro años es maravillosa, porque es justo ese momento en el que pasan de ser bebés a ser “niños mayores”.

En el artículo dice que en cuanto cumplen los tres años, “se descontrolan y se asilvestran”.

No estoy de acuerdo. Cada niño es diferente, y estoy segura de que no todos se asalvajan, ni se convierte en robots que dicen que NO a todo. Todo lo contrario, a partir de los tres años puedes empezar a tener conversaciones con ellos, a intentar hacerles razonar y a llevarles por el camino por el que tienen que ir. Son miniadultos con lo que puedes pasar momentos geniales.

Los niños de tres años son curiosos y activos, todo lo quieren saber y todo lo preguntan ¿eso es malo? Yo creo que no.

niños curiosos

Soy consciente de que hay niños más rebeldes y otros más tranquilos, unos que obedecen más y otros a los que les cuesta, unos más maduros y otros menos. Es cuestión de personalidad, pero también de educación. Es cuestión de tener paciencia, intentar no perder los nervios y sobre todo que ellos no lo noten. Esta parte es muy importante.

El nano está más cerca ya de los cuatro (¡cómo pasa el tiempo de rápido!) y durante este año os puedo decir que he disfrutado de él, he visto como maduraba, cómo de repente hacía razonamientos de mayores de esos que te dejan con la boca abierta, o te traía un dibujo de esos que no podías creerte que lo había hecho él. ¡Hasta cómo escribía su nombre!

Para mí los tres años están siendo más fáciles (y menos agotadores) que los dos, en los que era más bebé y más dependiente. ¡No es Hace las cosas básicas solo y muchas veces somos un equipo. ¡¡¡Y eso me encanta!!

happy

El nano no pasa de todo como dice el artículo, es posible negociar con él y explicarle las cosas, no siempre conseguirás convencerlo, está claro, y se cogerá sus disgustos, pero en general no es tan difícil…. es cuestión de tener mucha paciencia y firmeza en tus palabras.

No voy a contaros que todo es maravilloso, por supuesto que de vez en cuando tiene una rabieta porque no quiere hacer lo que le dices o porque le regañas porque ha hecho una trastada. Es más, eso que dice en el artículo de que “Diga lo que le diga, no le importa una mierda”, en mi caso no es así. Tengo un niño al que le importa (y mucho) que le des tu aprobación y tu cariño, y lo valora y lo siente.

No todos los niños son desafiantes, ni se dedica a ser un unos “cabrones” con sus padres. No os lo creáis que no es verdad, os lo puedo asegurar.

Los niños son niños, van cambiando con el tiempo y tú tienes que ir adaptándote con ellos, creciendo con ellos. Puedes tener mala suerte, que te salga un niño “malo o cruzado” que haga que el día a día sea mucho más difícil…. pero también puedes tener suerte de que te salga un niño tranquilo y cariñoso, en el fondo todos tienen sus cosas buenas y sus cosas malas…. pero de ahí a generalizar como lo hacen el artículo….

¿Creéis que es justo meterlos a todos en el mismo bote? Yo no, lo tengo claro.