Browsing Tag

emprender

maternidad

5 recuerdos de este verano

10/09/2014

Lo sé, este año las “vacaciones de blog” han sido más largas de lo normal pero como os conté, necesitaba tiempo para mí y los míos, y me he tomado el propósito en serio. Lo importante es que he vuelto ¿no?

Y lo hago siguiendo una iniciativa de la madre novata que me pareció la mejor manera de volver después de este descanso tan largo. Estoy segura de que leyendo este post, entenderéis mejor el porqué de esta “desaparición”.

Podría haber seleccionado muchos más momentos, pero tenía que elegir solo cinco y creo que éstos son los que mejor ilustran lo que han sido estos meses.trabajo

Han sido muchas las mañanas que hemos compartido el nano y yo “trabajando codo con codo”. Yo en mis proyectos y él en sus dibujos de caballeros y piratas. La verdad es que este año se ha notado que ya es más mayor y que además le ha cogido el gusto a dibujar. Gracias a eso ha sido más fácil lo de conciliar la vida laboral y la familiar.

gorrito

Uno de los momentos más importantes de este verano fue decirle al nano que a finales de año iba a convertirse en hermano mayor. Después de alargarlo todo lo que pudimos y pensar cómo decírselo su respuesta fue. “Vale mamá, ¿y cómo han metido al bebé en la tripa” y es que a veces parece que los mayores le damos más importancia a las cosas de lo que debemos.

Como habréis supuesto, esta es una de las razones por las que me he tenido que tomar estas vacaciones tan largas, y es que ampliamos la familia con un littlenano a finales de año 😉

vacaciones

Las vacaciones con los amigos. Este año decidimos alquilar junto con varios amigos una casita preciosa en la cosa de Alicante, muy cerca de Denia, y aunque podría decirse que ir de vacaciones con 5 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 10 años no es lo más relajante del mundo, nos lo pasamos fenomenal y desconectamos por completo de la rutina diaria. El nano cada dos por tres me pregunta que cuando volvemos ¡Os tengo que enseñar la casa porque es una preciosidad!

aficiones

Un momento que me ha encantado ha sido poder dedicarle por fin un ratito a probar la chalk paint, sí sí, después de un año entero dedicándome al mundo de los tutoriales DIY con Handbox, aunque no os lo creáis, no había podido ni probarlo, ni dedicar un ratito a lo que más me gusta…. ¡tenía a mi hobby abandonado! Por eso, y aprovechando una visita preciosa a Gata de Gorgos para hacer aprovisionamiento de capazos, por fin probé la pintura para customizarme mi capazo de verano.

cumpleaños

Y como todos los veranos desde que el nano llegó a nuestras vidas, uno de los momentos más importantes es su cumpleaños, durante todo el verano ha querido ser pirata, policía o caballero, pero el día de su cumple decidió que iba a ser bombero cuando su tía le regaló el disfraz y vestido como tal sopló las velas de la celebración familiar. ¡Y eso que lleva todo el verano diciendo que tiene 4 años! “Porque el que tiene 4 tiene 4 y punto”

Como veis ha sido un verano de disfrutar de las pequeñas cosas y de las personas a las que quiero. Espero que el vuestro haya sido tan bueno ¡o mejor!

emprende

Tiempo para mí

07/07/2014

Últimamente estoy muy desaparecida del mundo 2.0, lo sé, y aunque a veces sienta que no es excusa para tardar tanto entre post y post, el “fin de curso” está siendo muy duro y me he dado cuenta que, por no tener no tengo ni tiempo para mí.

Y es verdad que todos los veranos pasa lo mismo y más desde que el nano llego a nuestra vida…. y es que si quieres dejar todos los “asuntos” listos para poder irte de vacaciones y desconectar al 100% de la vida laboral (o en el porcentaje que te permita tu situación o negocio), se te termina acumulando más trabajo de lo normal.

Si a ésto le añades que se ha terminado el cole, y en mi caso, he pasado de estar tranquilamente delante del ordenador a tener a un niño pegado a mi brazo izquierdo…

Y cuando digo pegado, es así, “trabajamos”mano a mano, él en sus dibujos de piratas, trenes y guerreros y yo en mis cosas…. pues todo se hace más cuesta arriba, y eso que tengo la suerte de que se porta en casa muy muy bien mientras yo trabajo, pero también necesita su tiempo y su atención, como cualquier niño.

Adereza el “conciliar en vacaciones” con mil líos más y algunas situaciones que surgen, tensiones y momentos que no puedes controlar, que ayudan a que todo sea mucho más complicado, pues pueden pasar dos cosas: o explotas o tomas una determinación para intentar solucionarlo.

En ese punto estoy yo ahora mismo, hay días en los que la balanza se inclina hacia el “no puedo más” y he llegado a estar al límite de explotar y pagarlo con quien no debe….

Y otros días, como hoy la balanza se va hacia el….”ya está bien”…. Si los demás anteponen sus vidas y “su persona” al resto de cosas ¿por qué vas a ser tú la única pringada que no lo haga? ¿Quién ha decidido que tengas que sea yo la que tiene que explotar?

No estoy dispuesta a que pase, y por eso, de un tiempo a esta parte estoy practicando el “priorizar” y el empezar poco a poco (aunque admito que me falta entrenamiento) a buscar tiempo para mí, y cuando digo para mí, digo para mi familia, para mis amigos, para los ratos de risas y piscina en verano (cuando el tiempo lo permite), para leer, para dormir más que falta me hace, para jugar a los piratas con el nano y poder contarle un cuento si mirar el móvil por si ha entrado algo urgente, a volver a “moverme” nadar o pasear, o correr detrás de su bici mientras aprende a pedalear…simplemente para disfrutar

Y es que por fin he decidido que voy a guardarme tiempo para mí… Y ese es mi Único plan de futuro próximo.

¿Te apuntas?

emprende

Cuando alguien cree en tí

27/02/2014

Hoy quiero contaros una historia que han sido un poco subrealista a la par que emocionante. Dicen que la cosas pasan porque estás en el momento y el lugar adecuado, y debe ser que yo aparecí cuando tenía que ser.

Hace unos días, y gracias a mi querida Cruz de Entremadres, conseguí que me publicaran un artículo de opinión en Marketing News. En el artículo contaba cómo y porqué creamos Handbox, principalmente desde el punto de vista bloguero. Para poneros en antecedentes, podéis leer el artículo en este enlace.

Imagen via Pinterest

Tras publicarse el artículo, las reacciones generales fueron muy positivas, tanto en redes sociales como por correo electrónico. Uno de esos correos que llegaron me llamó mucho la atención. Solo ponía: “He leído tu artículo, enhorabuena, tenemos que vernos porque podemos hacer cosas juntos” , la firma y ya.

Imaginaros mi sorpresa… Lo primero que hice fue “investigar” quién me escribía, y la sorpresa fue aún mayor. ¡Por supuesto que teníamos que conocernos! ¡¡Igual era la oportunidad de dar un paso muy grande como empresa!!

Y llegó la reunión….y de repente me encontré con un “señor” que alabó nuestra idea, y que tenía claro que íbamos a trabajar juntos. Durante la reunión demostró tanto entusiasmo y tanta seguridad en que lo nuestro era “la bomba” que por un momento llegué a creer que casi creía más él en nuestro potencial que nosotros mismos ¡y mira que eso es difícil! Estaba alucinado de que hubiéramos creado este proyecto y sobre todo de la velocidad con la que estaba creciendo.

Tanto es así que salimos de allí con muchas vías abiertas de colaboración y acciones conjuntas, y para que voy a engañaros, con una sonrisa de oreja a oreja, contenta de pensar que por fin se empezaba a ver la luz después de tanto esfuerzo e igual había sido gracias a un empujoncito que me había dado un ángel de la guarda, transformado en periodista y amiga, que me ofreció la oportunidad de poder escribir ese artículo clave para dar este paso de gigante, clave para que nos descubriera este “señor” que tanto cree en nosotros y con el que seguro que vamos a hace grandes cosas.

¿Vosotros creéis en los ángeles de la guarda?

desaforos

De vuelta… por fin

10/09/2013

Lo sé, dije que no tardaría mucho en volver, y me ha costado. Llamadlo falta de inspiración  o falta de energías. El final de curso fue duro, muy duro, por temas profesionales y por temas -familiares, y el cansancio físico y emocional que acumulé durante los últimos meses han sido los que han provocado que lo último que retomara fuera mi loco mundo desaforado.

Pero aquí estoy, de vuelta, un año más. En realidad, nunca me he quitado la costumbre de que el año comienza en septiembre, como los cursos escolares. Supongo que tendrá que ver con que viene después de las vacaciones, y ahí es cuando reflexiono cómo ha ido el año, qué cosas tengo que cambiar y qué cosas tengo que mejorar.

Dejando de lado las mejoras o cambios del lado profesional, en cuanto al personal, y para intentar evitar acabar como en julio, he tomado una serie de decisiones.

1. Ordenar mis prioridades: la balanza familia-trabajo no puede estar tan descompensada. En los últimos meses todo se había inclinado hacia el trabajo, porque la situación así lo requería. Hasta que empezaron a pasar cosas que me hicieron comprender que como mínimo hay que tenerla equilibrada y si tiene que tirar hacia un lado, que sea el familiar. Me cuesta mucho que pase esto, porque admito que cuando me centro en algún tema de trabajo, doy todo lo que puedo y más, aunque tenga que quitarlo de otro lado.

2. Cuidarme más, pensar un poco más en mí, no terminar agotada (o al menos intentarlo) todos los días, porque eso ayudará a que la balanza anterior esté más equilibrada. Comer mejor (que no más), moverme, andar, dejar de estar todo el día pegada a la silla.

3. Ser más ordenada en las tareas, organizar los temas que tengo que tratar y centrarme mucho más. No dispersarme. Os pondré un ejemplo: no puedo parar todo lo que estoy haciendo por contestar un correo que en realidad no es ni urgente, por cumplir. A partir de ahora, cada cosa tiene su horario: “mailing”, diseño, programación, reflexión…. antes trabajaba así y me funcionaba mucho mejor.

4. Perder menos tiempo en las redes (estoy ya lo estoy cumpliendo desde el verano): no desaparecer, pero teniendo tantos asuntos pendientes, dedicarle un ratito… no todo el día. Por lo mismo, porque si no me disperso y no rindo. Aprovechar los ratos de descanso, de espera, etc…

5. Seguir mi camino: este propósito es una de mis máximas, hasta hace un tiempo estaba mirando de reojo siempre lo que hacían los demás, grandes y chicos, si les iba mejor, etc… he decidido que no, que mi camino es el mío, no el de los demás, y seguiré el rumbo que llevaba, me da igual lo que hagan otros, lo que comenten, lo que piensen. Me equivocaré muchas veces, volveré atrás, rectificaré, me caeré y me levantaré, pero será mi camino, no el que las acciones de los demás me lleven coger.

prioridades

Respecto a ordenar mis prioridades, el blog es una de ellas, pero tengo que “colocarlo” en su sitio. El ritmo que llevaba al principio (de publicar todos los días) no puede seguir, porque al final se convierte en una obligación, a veces llego forzada y otras no llego, y lo que no quiero es dejaros medias.

He decidido que voy a publicar dos o tres veces a la semana. Como mínimo las secciones que más os gustan: Martes Deco y Jueves emprendedor. Os seguiré contando las propuesta que hago, las historias de otros y mi experiencia emprendiendo. Habrá otro día, si no siempre, casi siempre: con DIY, propuestas, cosas bonitas, planes…. os dejo que me ayudéis y me digáis de qué os apetece que hablemos….

Y para vosotros… ¿en septiembre también empieza un “nuevo año”?

¡Feliz Martes!

desaforos

De vuelta… por fin

10/09/2013

Lo sé, dije que no tardaría mucho en volver, y me ha costado. Llamadlo falta de inspiración  o falta de energías. El final de curso fue duro, muy duro, por temas profesionales y por temas -familiares, y el cansancio físico y emocional que acumulé durante los últimos meses han sido los que han provocado que lo último que retomara fuera mi loco mundo desaforado.

Pero aquí estoy, de vuelta, un año más. En realidad, nunca me he quitado la costumbre de que el año comienza en septiembre, como los cursos escolares. Supongo que tendrá que ver con que viene después de las vacaciones, y ahí es cuando reflexiono cómo ha ido el año, qué cosas tengo que cambiar y qué cosas tengo que mejorar.

Dejando de lado las mejoras o cambios del lado profesional, en cuanto al personal, y para intentar evitar acabar como en julio, he tomado una serie de decisiones.

1. Ordenar mis prioridades: la balanza familia-trabajo no puede estar tan descompensada. En los últimos meses todo se había inclinado hacia el trabajo, porque la situación así lo requería. Hasta que empezaron a pasar cosas que me hicieron comprender que como mínimo hay que tenerla equilibrada y si tiene que tirar hacia un lado, que sea el familiar. Me cuesta mucho que pase esto, porque admito que cuando me centro en algún tema de trabajo, doy todo lo que puedo y más, aunque tenga que quitarlo de otro lado.

2. Cuidarme más, pensar un poco más en mí, no terminar agotada (o al menos intentarlo) todos los días, porque eso ayudará a que la balanza anterior esté más equilibrada. Comer mejor (que no más), moverme, andar, dejar de estar todo el día pegada a la silla.

3. Ser más ordenada en las tareas, organizar los temas que tengo que tratar y centrarme mucho más. No dispersarme. Os pondré un ejemplo: no puedo parar todo lo que estoy haciendo por contestar un correo que en realidad no es ni urgente, por cumplir. A partir de ahora, cada cosa tiene su horario: “mailing”, diseño, programación, reflexión…. antes trabajaba así y me funcionaba mucho mejor.

4. Perder menos tiempo en las redes (estoy ya lo estoy cumpliendo desde el verano): no desaparecer, pero teniendo tantos asuntos pendientes, dedicarle un ratito… no todo el día. Por lo mismo, porque si no me disperso y no rindo. Aprovechar los ratos de descanso, de espera, etc…

5. Seguir mi camino: este propósito es una de mis máximas, hasta hace un tiempo estaba mirando de reojo siempre lo que hacían los demás, grandes y chicos, si les iba mejor, etc… he decidido que no, que mi camino es el mío, no el de los demás, y seguiré el rumbo que llevaba, me da igual lo que hagan otros, lo que comenten, lo que piensen. Me equivocaré muchas veces, volveré atrás, rectificaré, me caeré y me levantaré, pero será mi camino, no el que las acciones de los demás me lleven coger.

prioridades

Respecto a ordenar mis prioridades, el blog es una de ellas, pero tengo que “colocarlo” en su sitio. El ritmo que llevaba al principio (de publicar todos los días) no puede seguir, porque al final se convierte en una obligación, a veces llego forzada y otras no llego, y lo que no quiero es dejaros medias.

He decidido que voy a publicar dos o tres veces a la semana. Como mínimo las secciones que más os gustan: Martes Deco y Jueves emprendedor. Os seguiré contando las propuesta que hago, las historias de otros y mi experiencia emprendiendo. Habrá otro día, si no siempre, casi siempre: con DIY, propuestas, cosas bonitas, planes…. os dejo que me ayudéis y me digáis de qué os apetece que hablemos….

Y para vosotros… ¿en septiembre también empieza un “nuevo año”?

¡Feliz Martes!