DECO, desaforos

Pon un interiorista en tu vida

27/04/2017

El otro día os contaba cómo redecorar tu casa sin levantarte del sofá y muchos me comentasteis que os venía genial el post porque nunca encontrabais tiempo para buscar ideas o no sabíais de dónde sacarlas (vale, ya sé, alguno os habéis terminado enganchando a los tableros Pinterest de decoración, lo sé, termina convirtiéndose en una adicción).

El problema llega cuando la transformación que quieres hacer va más allá de un simple cambio de lámparas, marcos de fotos y la planta de moda… es cuando a cosa se complica.

Ha llegado el momento, quieres hacer obra en tu casa o tu negocio, tienes muchas ideas guardadas en tu supertablero de Pinterest, pero….. ¿Cómo las llevas a cabo?

Pueden pasar dos cosas:

a) que seas muy “apañao” o tengas un familiar manitas y te lo hagas tú mismo, como hicimos nosotros en el #handboxstudio con nuestras manitas y materiales de Leroy Merlin.

b) que busques un experto de confianza, un interiorista.  Y cuando hablo de Interiorista no quiero decir, el albañil que le está haciendo la obra al vecino de al lado que parece un poco apañao y seguro que me hace buen precio. ¡Nooo! Me refiero al experto de verdad, esa persona que tiene nociones de diseño y que sabe cómo enfocar la reforma.

Y ahora vamos con los pros y los contras de las dos opciones.

El mayor pro de la primera opción es economizas en mano de obra. Vale, es más barato, pero tienes que asumir (y te lo dice una persona que vive el Do it yourself todos los días) que los tiempos de ejecución no son los mismos, todo es muuucho más lento, tienes que ir tú a por los materiales y además el cansancio que eso supone. Pero si tu economía es limitada, esta es la opción.

En la segunda opción, la de contratar al experto en interiorismo, si tu presupuesto te lo permite es la mejor. Aunque tengas tu tablero (o más de uno) lleno de ideas Pinterest de lo que quieres, te falta algo que ellos tienen: las herramientas concretas para llevarlo a cabo y que el resultado sea mejor. Tanto la parte técnica (ahorro de energía, calidades, proveedores) como la gestión de los oficios (que no puedes imaginarte lo farragoso que puede llegar a ser encajarlo todo…).

Y la conclusión, quiero reformar mi casa ¿ahora qué hago? ¿Lo hago yo o contrato a alguien para hacerlo?

La respuesta es muy sencilla ¡primero pregunta! Busca un a un experto en reformas como Interiodeco concierta una visita, cuéntales lo que quieres y te prepararán un presupuesto. Muchas veces piensas que no vas a poder asumir el contratar a un experto y cuando tienes su propuesta y lo sopesas con lo que has calculado que te gastarás por tu cuenta, más el tiempo y el esfuerzo… seguro que te compensa…

así que desde arquitecta a lector “desaforado”…. ¡pon un interiorista en tu vida!

*Imágenes de Death the Stock

You Might Also Like

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: